Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

Alimentación ancianos

Alimentación ancianos

La alimentación en la tercera edad se convierte en un factor decisivo de la aparición de enfermedades y deterioro físico y mental.

En la tercera edad, nuestra salud, después del largo camino recorrido empieza a verse afectada por el paso del tiempo y las diversas circunstancias que han ocurrido en nuestra vida.

Pueden aparecer diferentes cambios sanitarios y/o socioculturales que pueden afectar directamente a la nutrición de los ancianos, tales como la soledad, demencia, enfermedades crónicas u otras enfermedades que impidan alimentarse correctamente, provocando un empeoramiento de su propia salud.

Es muy importante no alcanzar desequilibrios nutricionales, ya que favorecen el desarrollo de enfermedades y acelera su deterioro físico y mental.

Las necesidades nutricionales de los ancianos son diferentes a las de un adulto de edad media, ya que su metabolismo basal ha disminuido. Por ello, es necesario un aporte menor de energía, restringiendo el aporte de hidratos de carbono, siendo este aún así de unos valores entre el 50% y 60%.

El aporte de proteínas no debe de reducirse, siendo recomendable el aporte de proteínas de alta calidad, vegetales y animales.

El aporte de lípidos debe de ser de igual perfil que un adulto de edad media.

Los requerimientos de vitaminas y minerales si varían, siendo por lo general necesario el aumento de la ingesta recomendada, aunque deben de ser analizadas individualmente ya que las necesidades varían entre cada anciano dependiendo de los factores que afecten a su salud.

El agua. Es uno de los principales cambios que sufre el anciano, ya que aumentan sus necesidades y riesgos de deshidratación. Se recomienda la ingesta de al menos 2-3 litros de agua al día.

RECOMENDACIONES GENERALES

  • Dieta variada, con 5 comidas al día (desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena). Es recomendable también tomar algo ligero antes de acostarse, como puede ser un yogurt o una fruta.
  • La ingesta de alcohol, azúcar y sal debe ser moderada.
  • Las dietas restrictivas son peligrosas.
  • No decir al anciano lo que debe suprimir, sino lo que debe comer. La información es imprescindible para conseguir un adecuado estado nutritivo.

En nuestra farmacia y parafarmacia en Vigo ponemos a disposición de nuestros pacientes, además de una dietista experta en dietas especiales, una gran gama de marcas y productos concretos para la correcta alimentación de ancianos, facilitando así su cuidado por parte de cuidadores y la propia alimentación independiente de los mismos.

Marcas como MERITENE, RESOURCE, HOMEOSOR u ORDESA son garantía de una correcta y equilibrada nutrición, con batidos, papillas, tarritos preparados, cereales, espesantes…

 





Últimas noticias

  • 1

Destacados

  • 1